Acabamos de terminar el periodo de ferias y nos hemos dado cuenta de una cosa: En España hay mucha gente que todavía no sabe a qué se dedica exáctamente una wedding planner y mucho menos, cuánto cobra. Así que hoy me propuesto dejar muy claro la diferencia entre estos conceptos: Organización Integral, Coordinación y Decoración.

wedding planner

El término wedding planner nos resulta nuevo a los españoles, no pasa nada. Hasta hace poco lo más parecido que teníamos en España a una wedding planner era una organizadora de eventos y solía trabajar para empresas de catering más que por cuenta propia. Que sí, que hay unas pocas que llevan más de 10 años dedicándose a esto, pero si no eres parte del sector no tienes por qué saberlo.

El término wedding planner viene de Estados Unidos y no está mal saber que ellos utilizan nombres diferentes según su función mientras que nosotros llamamos wedding planner a la que “lo hace todo”. Allí, que para eso llevan más de 50 años utilizando esta figura, diferencian entre una wedding planner (la que se dedica en exclusiva a la organización de la boda), una wedding designer (la que se encarga de diseñar la decoración) y una wedding coordinator (que es la que está coordinando el día de la boda, para utilizar una expresión muy nuestra, podríamos decir que es la que está al píe del cañón). También está la wedding assistant que suele ser todas las asistentes que vayan a la boda junto con la coordinadora. Ojo al dato: en teoría, una por cada 50 invitados. Una boda que ronde los 100 invitados se puede llevar perfectamente entre dos personas. 150 invitados: 3 personas. 200 invitados: 4 personas… Y así. Este dato debe ser tenido en cuenta a la hora de preguntarse: ¿por qué cobra lo que cobra una wedding planner?

wedding planner

Nóminas aparte, has de saber que el profesional que contrates estará dado de alto como autónomo o como empresa y eso conlleva gastos. Otro de los factores a tener en cuenta cuando se plantea un presupuesto es el Seguro de Responsabilidad Civil. ¿Pregúntale a tu wwpp cuánto paga al año por dicho seguro y qué le cubre exáctamente?

Ahora ya sabes que una wedding planner es una empresa y tiene que pagar tasas, seguros y, probablemente, nóminas. ¿Cuánto puede cobrar para ganarse la vida si no tiene ningún otro trabajo? Vamos a ver las diferentes opciones de servicios:

Organización Integral:

Su nombre lo dice todo. Cuando contratas una integral normalmente estás pagando para que una persona te monte tu boda. Ojo, eso no significa que tú no puedas tomar decisiones. Lo que hará la wedding planner en este caso será la búsqueda previa de finca y proveedores, pero siempre será tú quien tenga la última palabra. Además, lo normal es que antes de empezar nada, la wwpp se siente contigo a definir muy bien tus gustos, tu estilo, y plantear una temática muy concreta para tu boda.

wedding planner

Fotografía de Miriam Valle Photography y Green and Gold Wedding

A toda esa búsqueda se suele añadir un asesoramiento a la hora de firmar contratos, porque a la hora de la verdad serás tú quien pague a los proveedores. Una vez más, esto no es Estados Unidos, aquí tenemos un IVA de un 21%, lo que hace imposible que una wedding planner pueda encargarse de la contratación en nombre de los clientes, sería una pérdida increíble de dinero entre transacciones. Lo que sí puede hacer es asesorarte y estar contigo el día de la firma del contrato. Para que os hagáis una idea, una organización integral suele suponer una media de 400 horas de trabajo. Todos los demás servicios están más o menos regulados, pero éste en concreto es el que tiene la cuota de precios más flexible porque las hay que cobran unos 1200 Euros y las hay que cobra más de 4000 Euros. Los factores dependen de muchas cosas: cuándo llegaste al sector, cuántas bodas llevas a tu espalda, pero sobre todo, de dónde eres. Hay zonas de España donde se suele trabajar a comisión y zonas donde no. Pero éste es otro tema a parte que trataré en otro momento, si queréis más información os dejo un post de mi mentora, Karen, de My Wedding Planner Academy. Independientemente de las comisiones (que yo no creo que sean malas, aunque muchos novios se piensen que les subirán los precios por culpa de las comisiones, no es así, las comisiones salen de la parte de ganancias de los proveedores, no de los clientes) siempre he creído que un profesional tiene que cobrar por sus servicios.

Coordinación:

wedding planner

Imagen de Fotografiando la vida y Vámonos de Bodorrio

Aquí los precios sí están más definidos. Normalmente una coordinación cuesta entre 500 Euros y 1000 Euros. Hay gente en el sector que está cobrando la coordinación por 300 Euros pero os puedo asegurar que esta gente no obtiene ningún beneficio.

A diferencia de lo que mucha gente se cree, una coordinación no es trabajo de un día. Normalmente una coordinación se comienza a preparar con un mes de antelación. Se visita la finca con los novios, se hacen fotos y se definen bien los puntos de decoración. Luego se redacta el timing, se repasa varias veces con la pareja y finalmente se repasa con todos los proveedores, uno por uno. Una vez está todo bien definido y bien claro se va el día de la boda a montar la decoración, se prepara la recepción de los invitados, se está atento a que no falle nada y se coordina la boda hasta, más o menos, el baile de los novios. Suelen ser entre 10 y 14 horas de trabajo. A veces más. Y por cierto, la proporción de ayudantes-invitados, sigue siendo la misma, así que no pienses que estás pagando 1000 euros por un día de trabajo de una persona sola porque no es así. Es mucho más complicado.

Decoración:

wedding planner

Imagen de Manopla Studio y Eventos Zazu

Es un servicio complicado de definir porque cada wedding designer trabaja de una manera. Las hay que cobran por cada rincón de decoración y las hay que cobran una tarifa plana por lo que es el diseño. Hay decoradoras que cuentan con cantidades ingentes de material acumulado (y por ello se pueden permitir una cuota más alta) y las hay que alquilan el material en cada boda (por lo cual, al desglosar la factura, vemos que cobrarán menos). Eso sí, las que ya tienen material tienen que acumularlo en algún lugar, algunas alquilan un almacén entre varias profesionales, a veces junto con fotógrafos o photocall. El alquiler, es un gasto de esos que las parejas no suelen tener en cuenta. El transporte tampoco. ¡No todo el mundo tiene furgoneta! En fin, que podemos encontrar decoraciones por 400 Euros (materiales aparte) y las podemos encontrar por 4000 Euros (con todo incluido).

Ser wedding planner en España:

Es complicado porque como hemos dicho no hay una larga tradición y las empresas (un autónomo es al fin y al cabo una pequeña empresa) tienen muchos gastos que los novios no suelen tener en cuenta. Además no tenemos una Asociación propiamente dicho que regule los precios ni que reglamente la formación. Eso sí, hay cursos y hay incluso estudios superiores, y todo eso también tiene un coste que las parejas tampoco tienen en cuenta. A groso modo parece un plus que no todo el mundo se puede permitir, pero como me enseñaron a mí cuando hice los cursos: “No penséis que la wedding planner es un gasto adicional, meter su sueldo dentro del presupuesto que tengáis para la boda y ya veréis como ella, gracias a que se conoce el sector, hará que se ajusten bien los precios y al final, probablemente, incluso ahorréis”.

(Visited 814 times, 814 visits today)
Kino Beca
Marino mercante.

Como socio de La Perfecta Prometida divido mi tiempo entre la empresa y el mar. Como oficial de la marina estoy acostumbrado a la gestión, a llevar equipos integrados por personas de distintas nacionalidades y a la multifunción. Todo muy útil cuando se trata de levantar una empresa tan completa como es La Perfecta Prometida!!