A ver, entiéndeme, cuando digo boda medieval no me refiero a que tu padre vaya disfrazado de fraile y tus tíos lleven armaduras tipo el Rey Arturo… Hay muchas formas de integrar detalles medievales o incluso de fantasía si se siguen una serie de reglas mínimas. Resultado original garantizado.

boda medievalHay muchas parejas que oyen esto de boda medieval y ya se imaginan un arlequín interrumpiendo en su ceremonia y no, no es así. Se pueden hacer muchas cosas para darle ese toque fantástico a tu boda que todo el mundo recordará y sin resultar exagerados. Y cuando digo Boda Medieval también se puede entender de Fantasía, de Juego de Tronos…

1.- Elige bien el lugar:

Porque una boda medieval no pega ni con cola en un hotel del Centro pero tampoco en según qué fincas. Y de hecho, las parejas de hoy en día se han obsesionado tanto con el tema fincas que ya ni siquiera buscan alternativas cuando la realidad es que hay Paradores por ahí que tienen decorados increíbles, con historias alucinantes y un menú de lujo (siguiente tema a tratar) por un precio muchísimo más asequible que cualquier finca. ¿Por qué esa devoción hacía las fincas que tanto veo últimamente en el sector…? Creo que sería un buen tema a tratar en otro post.

2.- La comida:

Porque este punto sí que es inamovible, si bien en las demás cosas puede haber un pequeño margen, aquí no hay tu tía, si organizas una boda medieval no puedes estar sirviendo canapés de carpaccio ni meter en mitad de la finca un Food Truck: Chuletón del bueno, cochinillo y, si quieres quedar de guay, un shoowcocking lo más rústico posible, horno de leña incluido.

3.- Decoración:

La deco tendrá que ir siempre de acorde al lugar, está claro. Si te casas en un Parador como el de Jarandilla, lo tienes bastante fácil de decorar, unos banderines, unas antorchas, unas flores silvestres y poco más. Aquí si que no tienes límites, puedes jugar con los detalles o puedes explayarte, desde los centros de mesas hasta el seating plan, todo es susceptible de ser tematizado. Una cosa que es cada vez más común (tanto que ya empieza a rozar el cliché), que cada mesa sea una de las casas de Juego de Tronos.

boda medieval4.- La ropa de tu boda medieval:

Sí, sé lo que has pensado y la repuesta es no, no hay que ir disfrazado a una boda medieval. A ver, que si tú quieres y resulta que la boda es íntima y tus amigos entran al trapo, podría estar bien. Pero es algo que no te recomiendo por varios motivos:

-Tus padres a lo mejor quieren ir elegantes, es la boda de su hijo/a y les hace ilusión llevar mantilla o chaqué.

-Tus amigos y familiares pueden no tener presupuesto para un disfraz, sin embargo todo el mundo tiene un traje para este tipo de cosas (bodas, bautizos y comuniones).

-Además tus amigos no tienen por qué tener tu buen gusto a la hora de elegir la ropa del estilo medieval y se te pueden plantar vestidos de Shreck.

5.- La música:

A ver, ¿qué pega en una boda medieval? Laudes, citaras y arpas, ¿no? Puede parecer un poco complicado pero te sorprendería lo que puede llegar a encontrar una buena Wedding Planner con suficientes números de contacto en su agenda. No obstante, sí que te recomiendo música en directo, música clásica a ser posible, guitarra, violín y, si le quieres dar un toque étnico, la tuna de tu pueblo-universidad seguro que está dispuesta a tocar un rato por un módico precio.

6.- Animación y Espectáculos:

Ya que estamos, si queremos hacerlo por todo lo grande, podemos buscar asociaciones de justa o de lucha medieval que hagan espectáculos con espadas o incluso de tiro con arco.

boda medieval7.- El toque final:

Y como todo este post ha ido de menos a más, para el toque final de lo friki, ¿qué os parece que os lleve los anillos al altar un águila real? ¿O un búho? Hay empresas de cuidados de animales centradas en la cetrería que adiestran aves de este tipo para poder darle ese toque mágico que nadie más tendrá en su boda. Un ejemplo, Emociones al vuelo.

Así que ya sabes, si quieres una boda medieval, puedes empezar por elegir un lugar de ambientación e ir poco a poco subiendo el listón. El límite siempre está en la imaginación (y a veces en el bolsillo, claro).

(Visited 21 times, 21 visits today)
Kino Beca
Marino mercante.

Como socio de La Perfecta Prometida divido mi tiempo entre la empresa y el mar. Como oficial de la marina estoy acostumbrado a la gestión, a llevar equipos integrados por personas de distintas nacionalidades y a la multifunción. Todo muy útil cuando se trata de levantar una empresa tan completa como es La Perfecta Prometida!!
autor