El síndrome del feriante bodil

Repetir las mismas frases en modo Random cual Furby de a pie…
Cuando vendemos nuestros servicios, repetimos nuestro argumentario de ventas para explicar los beneficios de contratarnos y nuestra diferenciación. Nos pasa a todos cada día, y es lo recomendable para basarnos siempre en un argumentario y guardar una línea coherente. Pero cuando el número de conversaciones de venta que podríamos tener durante todo un año, lo concentramos en 2 días la cosa cambia. Nos desgastamos. Nos saturamos. No tenemos la sensación de estar dando pie con bola.