Es tiempo de vacaciones y decides irte, pero no has tenido muy buenas ventas, tú eres el timón de tu negocio y si te vas de vacaciones tienes que dejarlo todo bien atado. Además, te estás gastando un dinero que puede ser no te puedas gastar y entra en ti ese sentimiento tan pegajoso que te hacer sentir culpable…

culpable

Y es que …

“No tendría que ir de vacaciones ahora porque no tengo suficiente dinero”.

“Debería tomarme pocos días de vacaciones porque no puedo dejar tantos días el negocio solo”.

“¿Y si me voy de vacaciones y pierdo clientes?”.

A mí se me ocurren estos pensamientos, ¿y a ti? ¿Has tenido algunos pensamientos como estos y te has sentido culpable cuando te has ido de vacaciones?

En mi primer año como empresaria, autónoma, mi propia jefa -dilo como quieras- los días de vacaciones han sido en muchas ocasiones un agobio lleno de pensamientos que no me hacían disfrutar de mi tiempo libre -asunto que estoy trabajando-. Este mes me he organizado diferente, estoy avanzando tareas y me iré diciendo a mí misma que merezco vacaciones igual que muchos otros; que no he generado muchos ingresos, pues no voy a hacer unas vacaciones por todo lo alto, pero sí voy  a hacerlas y voy a disfrutarlas.

culpable

Déjame que te hable del sentimiento de culpabilidad

Sentirse culpable está muy instaurado en nuestra sociedad, hemos recibido siempre muchos mensajes de “esto no debes hacerlo”, “tienes que hacer esto y lo otro”. ¿Cuándo aparece la culpa? Cuando lo que sentimos, lo que pensamos o lo que hacemos se alejan de lo que creemos que debemos hacer. Es como si nosotros tuviéramos un guión escrito, un libro donde pone todo lo que tenemos que hacer. Si lo que hacemos va en contra de lo que está escrito entonces el sentimiento aparece para avisarnos que no está bien lo que estamos haciendo, que deberíamos…. (pon aquí lo que quieras).

¿Pero quién escribe este guión? Este guión lo escribimos nosotros mismos a lo largo de nuestra vida, por nuestra educación y bajo nuestras creencias. Lo que molesta de la culpa es que no nos deja disfrutar del presente porque nos quedamos anclados en el pasado (a lo que deberíamos haber hecho).

¿Qué puedes hacer para que este sentimiento desaparezca?

Ten en cuenta estos pequeños consejos para sentirte más libre:

– Identifica delante de qué aparece la culpa exactamente. ¿Te has gastado más dinero del que deberías?, ¿crees que vas a perder clientes?

– Reconoce y acepta que la estás sintiendo, al darnos cuenta somos más capaces poder expresarlo mejor. Expresar los sentimientos ayuda, es una manera de gestionar las emociones.

culpable

– Sé objetivo, piensa si realmente es tan malo lo que estás haciendo y valora si lo que has hecho aporta cosas buenas o malas.

– Busca tu propia aprobación, si no apruebas tú mismo que puedes y tienes todo el derecho de ir de vacaciones, ¿quién lo va hacer? No busques que lo aprueben los demás. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestras decisiones, y te voy a decir una cosa, cuidarse uno mismo es nuestra responsabilidad y qué mejor que tomarse un descanso.

– Ajusta las vacaciones a lo que realmente puedes hacer y créete con el mismo derecho que los demás de hacerlas.

– Piensa en lo que estás pensando sobre ello y lo que crees de ello. Valora si es totalmente cierto y si no es así cámbialo. Vuelvo a repetir, eres merecedor/a de unas vacaciones.

Espero que te haya ayudado este artículo y vamos a disfrutar de unos merecidos días de descanso.

 

Descarga gratis tu guía para el día de la boda, pincha en la imagen para hacerlo.

(Visited 79 times, 10 visits today)
Aida Moragues
Aida Moragues, psicóloga colegiada, coach personal, experta en inteligencia emocional y fundadora de Life Training: Emociones y Autoestima, el centro de Crecimiento Personal e Inteligencia Emocional para mujeres que quieren redescubrirse y conocen la importancia de cuidarse. Herramientas, sesiones y cursos  on-line para aprender a conocerse, quererse, crecer y gestionar las emociones.
autor