¡Hola de nuevo Prometid@s! ya está aquí el verano y con él llegan las ansiadas vacaciones. Da igual donde vayamos de viaje o si nos quedamos en el mismo lugar. Ya sea solos o en compañía, las vacaciones parecen tener una función clara: desconectar, cambiar el chip. Lo que ocurre es que desconectar de nuestro día a día no siempre es una tarea fácil. Por eso, te traigo unos consejos para asegurar que tus vacaciones sean realmente unos días de desconexión de la rutina diaria.

cambiar el chip

1. Cambiar el chip.

No, no me refiero a coger el bañador, la toalla y el sombrero Panamá. Para cambiar el chip realmente es necesario cambiar nuestra mentalidad. Esto implica que tenemos que dejar de lado esa idea de “aprovechar” nuestras vacaciones. Muchas personas se ponen como objetivo la realización de un sin fin de actividades para las vacaciones (visitas culturales, reuniones sociales, eventos, retomar aficiones, etc.). Si nos liamos con estos planes de aprovechamiento veraniego estaremos haciendo lo mismo que en nuestra rutina diaria cuando cuadramos el horario de trabajo con el gimnasio, los hijos o las compras.

Vamos a disfrutar de las vacaciones, vamos a vivirlas. Las habremos aprovechado si conseguimos hacer lo que realmente nos apetezca cada día.

Si estas preparando tu boda, es muy posible que hayas pensado en dedicar un poco más de tiempo a la organización o a las compras en tus vacaciones. Y aunque puedes hacerlo, tus vacaciones no pueden girar en torno a la boda. En imprescindible que aprendas a cambiar el chip en este sentido y que no intentes aprovechar tus vacaciones para dedicarte a una cosa en exclusiva.

2. Libérate de los compromisos.

Si pasas el año trabajando es muy probable que todas las personas de tu entorno quieran hacer algo contigo en cuanto cojas tus vacaciones. Es posible que estés deseando pasar un día con aquella amiga que hace tanto que no ves, organizar una comida con toda la familia o quedar con los amigos del trabajo. Pero también habrá otras personas que quieran acaparar tu tiempo o llenar cada uno de tus minutos libres. Hablando claro, habrá salidas de compromiso. Es genial poder disfrutar con aquellas personas con las que te apetece estar. Por eso selecciona bien aquellos compromisos a los que es fundamental acudir… pero libérate de las demás.

cambiar el chip

3. Prueba algo nuevo.

El verano es un buen momento para hacer descubrimientos que estimulen nuestra mente. Hacer cosas diferentes ejercita la mente, de la misma forma que el entrenamiento físico ejercita el cuerpo. Así que intenta realizar alguna aventura deportiva, iniciarte en alguna actividad artística, ir a un lugar que no conozcas, etc. También puedes hacer pequeñas cosas como descubrir el sabor de alimentos que no hayas probado, preparar una receta nueva, cambiar el lugar donde habitualmente sueles ir a tomar algo o a comprar, leer un libro de una temática diferente de la que estés acostumbrada, en definitiva, cambiar tus rutinas. Conocer cosas distintas nos ayuda a flexibilizar nuestra forma de pensar, ¿se te ocurre una mejor experiencia para este verano?

4. Desconecta de la vida digital.

¿Recuerdas cuando tenías que quedar con tu amig@as en algún sitio para organizar el plan de ese mismo día o fin de semana? Esas tardes de planificación las ha matado la tecnología. Ahora los grupos de mensajería instantánea han vuelto todo más frío e inmediato (como explicábamos en nuestro post sobre la infoxicación). Lo que tú y tus amigo@s hacíais en una tarde entre risas, refrescos y anécdotas ha quedado sustituido por frases inconexas ante una pantalla de móvil. Olvídate del móvil y de las redes sociales y recupera el cara a cara.

5. Disfruta como un niñ@

Los niños tienen algo que todos los adultos envidian: su capacidad para sorprenderse, para descubrir y para conocer. Disfrutar del juego con niños es una experiencia que alegra hasta al más aburrido del mundo. Si tienes hijos y/o sobrinos es muy probable que también ellos estén deseando pasar más tiempo contigo. ¿Qué tal si buscas algo con lo que sorprenderles y disfrutáis juntos de un momento inolvidable?

cambiar el chip

6. Crea recuerdos.

Ya te hemos aconsejado que te liberes de tu vida digital y en lo referente a los recuerdos también se puede aplicar. Está muy bien que quieras guardar esos momentos de felicidad en una fotografía para compartirla en tus redes sociales. Pero ten en cuenta que mientras estás el mundo a través de la cámara te estás perdiendo cientos de recuerdos que tu memoria no está grabando. No olvides que tu memoria es tu mejor caja de recuerdos, no solo se guardarán las imágenes (como en una foto) también quedaran grabados olores, sensaciones, sabores, emociones…

Un objeto puede convertirse en el símbolo de un viaje o de unas vacaciones. Permitiéndote conectar con la historia que guarda. No pierdas la oportunidad de recoger unas piedras de esa playa en la que lo pasaste tan bien o unas hojas de aquella escapada a la montaña. Crea algo con ellas, un collage, un elemento decorativo o un llavero. Lo importante es que cuando vuelvas a tu rutina diaria podrás conectar con esos recuerdos tan agradables.

Espero que estas vacaciones estén llenas de momentos únicos. Nos vemos próximamente en la La Perfecta Prometida.

Descarga gratis tu guía para el día de la boda, pincha en la imagen para hacerlo.

(Visited 109 times, 8 visits today)
Mónica Valverde
Mónica Valverde Salgado
Coordinadora del centro Psicologiamalagacentro.com

Mi objetivo es ayudar a las personas a recuperar el bienestar y a enfrentarse con éxito a los retos que se encuentran en su día a día, a través del desarrollo de habilidades y estrategias más efectivas. Mis valores: profesionalidad, realización de tratamientos eficaces y aplicación de técnicas innovadoras.

Me licencié en Psicología en la Universidad de Málaga, donde también realicé un posgrado oficial en Psicología de la Salud. Soy una persona inquieta y continuamente realizo cursos de formación que me permiten ampliar mis conocimientos y mis horizontes profesionales.
autor