vídeo de boda

Boda de cine de autor

Hubo un tiempo en que los vídeos de boda eran intragables. Si, seguro que os lo han contado o lo habeis sufrido en vuestras carnes:

– “Pareja. Os invitamos a cenar y así os enseño nuestro vídeo de boda. Dura una hora y media, pero sale mi familia de Cuenca al completo…”. Y entonces se te queda cara de: – “¿qué excusa ponemos ahora para librarnos de esa hora y media de sufrimiento?”. Pues así es, ya os haceis una idea. Ese vídeo de boda está en peligro de extinción y por suerte cada vez mas, por fin, se acabaron esos videos hechos sin gusto, ni ganas, ni creatividad, de plantilla, de empresa, como rosquillas y donde sin ton ni son aparecen una tras otra las imágenes de la boda como si de un reportaje de vacaciones “handycam en mano” se tratara. De principio a fin.