El otro día hablaba con una clienta por un servicio de Maestro de Ceremonias, habíamos intercambiado varias llamadas, la primera hacía más de dos semanas, su respuesta final: He encontrado a otro que es mucho más barato.

barato

No me enfadé, ni mucho menos, le desee lo mejor y colgué. Lo que sí me molesta es que haya gente que vaya a oficiar una boda por menos de 100 euros. Pasa a veces, todos hemos oído a algún compi de profesión protestar por haber perdido dinero organizando una boda para más de 200 invitados. Pero, ¿por qué se quejan? Son ellos quienes han escogido esos precios tan baratos. Todos hemos tenido un inicio y a todos nos ha preocupado que nuestros precios sean demasiado altos y que no consigamos clientes, pero tenemos que tener confianza suficiente en nosotros mismos para decir: Sí, yo lo valgo.

Para eso sirven los cursos de Presupuestos. Muy recomendables los de Susana Principe o los de My Wedding Planner Academy. Siéntate durante una hora (no necesitas más) y empieza a pensar en cuántas horas vas a dedicarle a la boda (da igual que seas wedding planner, maestro de ceremonias o fotógrafo). No se trata del día de la boda en cuestión, sino de todas las reuniones con los clientes, todo el tiempo dedicado delante de tu ordenador preparando el discurso o el timing, las veces que tendrás que llamar a los distintos proveedores o a todos aquellos que intervienen el día B. Una vez hayas hecho la suma de horas haz la división con el precio total de tu servicio (menos el IVA, claro). ¿Cuánto cobras la hora? No es mucho, ¿verdad? Quizá tu servicio ya era barato y ni siquiera lo sabías.

barato

Será que en España no estamos acostumbrados a contratar servicios y eso nos hace ser un poquito cobardes a la hora de “valorarnos”, pero seamos sinceros, de esto es de lo que vivimos (a no ser que lo compaginemos con otro trabajo) y hay que pagar muchas facturas, cuotas, impuestos… La lista de gastos es larga. No podemos ir todo el día “tirando” sin llegar a fin de mes porque nos da miedo cobrar “demasiado”. Además hay que tener en cuenta que demasiado barato puede sonar a Low Cost, y ese es un servicio que ninguno queremos dar.

barato

Se lo contaba a mi madrina (de la que aprendí) y ella me decía que la de los precios es un guerra en la cual no piensa entrar. Hay que tener alta la autoestima y plantearle al cliente: ¿Cuántas veces te reúnes en persona con aquél a quien has contratado, o acaso sólo lo conoces de hablar por teléfono? ¿Ha ido contigo a ver la finca? ¿Se ha dignado a tomarse un café con vosotros para conoceros y personalizar el discurso? ¿Te ha pedido el contacto de todos los que hablan el día de la boda? ¿Te ha ayudado con los votos? ¿Y con los ritos?, ¿cuántos te ha propuesto, o acaso te ha hablado única y exclusivamente del de la arena y ya está? ¿Te ayuda a elegir la música de los diferentes momentos? La lista de funciones de una maestra de ceremonias como ella es larga. Y eso tiene un precio.

 

Descarga gratis tu guía para el día de la boda, pincha en la imagen para hacerlo.

(Visited 222 times, 9 visits today)
Kino Beca
Marino mercante.

Como socio de La Perfecta Prometida divido mi tiempo entre la empresa y el mar. Como oficial de la marina estoy acostumbrado a la gestión, a llevar equipos integrados por personas de distintas nacionalidades y a la multifunción. Todo muy útil cuando se trata de levantar una empresa tan completa como es La Perfecta Prometida!!
autor