Recién terminada la época fuerte de bodas, he decidido traeros al mes en el que desglosamos tu boda, paso a paso, un post sobre los 5 fallos en una boda que son fácil cometer y cuyas consecuencias pueden ser catastróficas.

fallos en una boda

En muchas ocasiones, cuando organizamos la boda, tendemos a centrarnos en los aspectos más relevantes y evidentes, dejando en un segundo plano, y en ocasiones, absolutamente olvidado, el tema de los detalles. Y por detalles me refiero a todos esos aspectos de la boda que pasan desapercibidos si están bien hechos pero que pueden generar en los invitados una mala sensación si se olvidan o pasan por alto. Sí, la boda seguirá adelante pero no trasmitirá la sensación de orden y excelencia que buscamos.

Os he limitado el post de hoy a una lista de 5 fallos en una boda que se podrían evitar. Dejamos para artículos futuros otros comentarios sobre el tema.

Fallos en una boda: El autobús

Si el lugar del convite está alejado del de celebración y, sobre todo, si éste último tiene difícil acceso (típica finca en las afueras o en la carretera), no dudes en contratar un transporte para los invitados. Eso sí, contratar un autobús conlleva dos aspectos muy importantes que tienes que tener en cuenta:

1) El horario de los desplazamientos para que todos se sientan cómodos y libres de poder irse cuando lo deseen (recomiendo mínimo dos viajes a lo largo del evento). Seguramente habrá invitados que deseen quedarse en la barra libre pero no cerrar el local. Un tercer viaje sería una gran opción.

2) La información que deis a los invitados sobre los lugares por donde pasa el autobús debe compartirse en cuanto lo tengáis claro y no variar ni el tiempo ni el trayecto pues vuestros invitados se habrán organizado respecto a ella.

fallos en las bodas

Imagen de: Samuel Docker

Os pongo un ejemplo muy concreto que me ocurrió hace varios veranos en una boda a la que asistí como invitada.

Los novios hicieron una web de su enlace y en ella aconsejaban varios hoteles y comentaron que aquellos invitados que se alojasen en ellos tendrían la ventaja de coger el autobús tanto para ir (se celebraba todo en el mismo lugar) como para volver al terminar la boda en el propio establecimiento. Nosotros reservamos uno de estos hoteles. Al llegar resulta que el hotel estaba bastante lejos, no sólo del lugar de celebración, sino también del pueblo que había más cercano, lo cual no nos daba muchas opciones de desplazamiento. Como habían anunciado que el autobús pasaba por allí no le dimos importancia. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos dijeron (una vez ya alojados) que el autobús sólo pasaría si había un mínimo de 10 invitados allí… Al parecer éramos los únicos que habían elegido este hotel. Por tanto nos vimos obligados a coger un taxi tanto a la ida como a la vuelta. Si desde el principio hubiéramos conocido toda la información habríamos buscado el alojamiento por nuestra cuenta en un lugar mucho más accesible.

Por tanto, mucho cuidado con la información que dais! Este es uno de los clásicos fallos en una boda, opciones que no podéis asegurar que se cumplan ya que no depende de vosotros sino de hoteles y terceros.

¡Ojo! Cuidado con el DIY

Todos sabemos que complementar la decoración con DIY y personalizar todos los detalles es una opción 10 para una boda. Sin embargo, tened en cuenta que este tipo de complementos, al no estar procesados y probados, pueden dar algún problema. Cuidad que sean tan resistentes como para aguantar toda la boda y que no perjudiquen a los invitados. No a todos nos salen las cosas así de bien a la primera…

fallos en las bodas

Imagen de: Blog Mi Boda

Os pongo un ejemplo: pai-pais que se entregan a la llegada a la ceremonia y, aunque monísimos, despintaban con el sudor de las manos. El resultado fue, no sólo las manos manchadas, sino también los trajes de aquellos que no se dieron cuenta hasta que fue demasiado tarde…

La intención de esta anécdota no es que le cojáis terror a realizar vosotras mismas los detalles sino que probéis con antelación vuestras creaciones 😉 Así evitareis este tipo de fallos en una boda.

Asignación de tareas

Todas las acciones que se vayan a realizar el día de la boda deben tener un responsable asignado. Olvidaos de la improvisación para este tipo de cosas ya que con la emoción del momento… ¡se olvida todo! En una de las bodas a las que acudí este verano como invitada se les olvidó colocar en la sala de baile las alpargatas que habían comprado y unas bolsas monísimas para meter los zapatos que traías puestos. No había nadie encargado de esa tarea y, como es lógico, a los novios se le olvidó. Éste, también es uno de los clásicos fallos en una boda. Eso sí, una tarea, una persona. No descarguéis toda la responsabilidad sobre un invitado porque le arruináis la boda! A no ser, claro, que sea vuestra wedding planner.

Resguardar a los invitados del Sol

Parece lógico pero… Si realizáis una ceremonia por lo civil, es común que sea en el lugar del convite y, si el tiempo acompaña, al aire libre. Es lógico pensar que si la ceremonia civil es corta, el que los invitados estén unos minutos al sol no pasa nada… ERROR!!! Una ceremonia corta perfectamente puede rozar la media hora. Además del ceremoniante, es casi tradición ya que haya lecturas o discursos y, por mucho que le hayáis pedido a los que hacen su discurso que lo hagan en 3 minutos… siempre tardarán más. Por lo que todo se ralentizará más de lo estimado.fallos en una boda

Imagen de: Sempreviaggiando

Ten en cuenta que es muy posible que en tu boda haya gente mayor y demasiado sol no les va a venir nada bien…

El resultado… sillas vacías y todos los invitados de pie y agolpados en los lugares de sombra que pueda ofrecer la instalación… No es lo que queremos,¿ no? Lo mejor: tener en cuenta la hora de la ceremonia y acudir al establecimiento otros días anteriores para ver la distribución que queremos. De esta manera sabremos con exactitud dónde dará el sol. Con esta información podemos, o bien cambiar la distribución de las sillas aprovechando los lugares de sombra, o bien colocar carpas donde se necesite. Regalar sombrillas a la entrada de la ceremonia también es un detalle que soluciona pero tenéis que tener cuidado de que con ellos unos invitados no quiten visibilidad a otros.

Ni que decir tiene que comer al sol es inimaginable. En esta ocasión unas carpas serían imprescindibles.

¿Y la música en directo?

En especial me refiero a la música en la ceremonia que, desde mi opinión, es siempre un detalle de categoría. Sin embargo hay que tener en cuenta algunas posibilidades: contar con los suficientes medios (micrófonos, amplificadores,etc) para que el sonido llegue a todos los invitados, que estos se sitúen relativamente cerca del lugar exacto donde se realiza la celebración (o al menos que los vean bien) y la distribución de sus piezas musicales.

¿Por qué digo esto? Muy sencillo. Si no contáis con megafonía es imposible que los invitados de las últimas filas no puedan oír las piezas. Por no hablar de la misma novia que accederá desde atrás y realizará sus pasos a través del pasillo. La novia debe saber cuándo comienza la música para empezar a andar (a no ser, claro, que tenga wedding planner que le dé la señal). Una novia andando en silencio le haría perder brillo…

fallos en una boda

Imagen de: Músicos Madrid

Importante que los músicos vean bien a los novios y participantes de la celebración para adecuar también sus intervenciones.

Y por último, hay que determinar previamente cuándo tocar cada pieza. Hay ocasiones en que puede resultarnos interesante que mientras se den los discursos uno de los músicos acompañe con un solo (por ejemplo de violín). CUIDADO! Puede ocurrir que el sonido del instrumento solape la voz del interlocutor (sobre todo en personas con el tono de voz bajo). Mejor que ese momento lo protagonice sólo el que realice el discurso 😉

Espero que este post os resulte de utilidad y que evitéis todos estos posibles pequeños fallos en una boda que sólo requieren un poco de atención. Nos vemos, como siempre, en La Perfecta Prometida!

(Visited 368 times, 14 visits today)
lpp
Fundadora y CEO de La Perfecta Prometida.

Aurora Espartero
Con una formación multidiscilplinar (psicopedagoga, licenciada en actividad física y deporte y con máster en dirección del turismo ( y formación específica en wedding planner ), estoy especializada en eventos trabajando en el sector hace más de 12 años. Me gustan mucho los retos, planificar, el contacto humano y disfrutar cada momento al máximo.
autor