Se acabó agosto y para muchos el verano, las vacaciones, la playa y demás estímulos tan asociados al relax. Ahora vuelve el trabajo y para muchos el cambio no es gradual… (¡Qué me lo digan a mí!!!) Pero hay que tener cuidado para no volverse un auténtico workaholic.workaholic

Está bien, lo confieso, no soy psicólogo, ni siquiera soy de los que publican a menudo en el blog, para muchos soy un desconocido y pensaréis, ¿por qué me está dando consejos este tipo cuya ficha dice que es marino? Será porque, como marino, sé perfectamente lo que es reencontrarse de golpe con el trabajo. Pasas de cero (vacaciones, cervecitas con los colegas, salidas a cenar) a cien en lo que se tarda en echar una firma. Llegas al barco, te pasa un informe de la situación general el que, hasta ese momento, es el primer oficial y de repente toda la responsabilidad es tuya. Creerme, no es para nada gradual. Se acabaron las cervezas por seis semanas. Y el cine. Y las salidas con los amigos. Y otras tantas cosas de las que no voy a hablar.

Claro que ahora mi tiempo se divide entre mis dos trabajos, la mar y La Perfecta Prometida, porque para los que no lo sepáis soy uno de los socios del club y si bien no hemos abierto todavía nuestras puertas (ya falta muy poco!!!) los detalles finales están siendo agotadores. Así que sé perfectamente lo que es pasar de cero (playa) a cien (instalar los equipos de audiovisuales para las conferencias, comprar las herramientas para los talleres, volver con la web…) Por no hablar del calorcito que hace en este Madrid.

workaholic 3

Por eso es importante descansar cuando toca descansar y trabajar cuando toca trabajar. Parece obvio pero yo he aprendido dos términos nuevos este verano que quiero compartir. El primero es Workaholic, es decir, aquella persona adicta al trabajo que es incapaz de desconectar jamás. Todos tenemos listas de tareas para la vuelta del verano, pero si después de unas semanas el ritmo de trabajo no ha disminuido puede que tengas un problema. Y si eres de los que se lleva el trabajo hasta la piscina puedes acabar sufriendo el síndrome del quemado (burn out en inglés y karoshi en japonés) que consiste en daños cerebrales por exceso de trabajo (no me lo estoy inventando).

workaholic 2

El segundo concepto que he aprendido este verano es Procrastinar, que consiste básicamente, en perder el tiempo trabajando. Parece contradictorio pero lo que viene a significar es que a veces dedicamos nuestro tiempo de trabajo a cosas que realmente no son importantes. Estamos ocupados, sí, ¿pero somos eficientes?

Yo ahora pienso dedicar mi tiempo en ir a recoger nuestra nueva Nespresso para el club, así que ya sabéis, si sois profesionales del sector o novios que os vais a casar, pasaros por nuestra sede de la calle San Bernardo porque entre el proyector, el equipos de audio, nuestros sofás vintages, la tienda de segunda mano y ahora café para todos, nos está quedando el club de lo más acogedor. Nos vemos en La Perfecta Prometida!

workaholic 4

 

Descarga gratis tu guía para el día de la boda, pincha en la imagen para hacerlo.

(Visited 409 times, 21 visits today)
Kino Beca
Marino mercante.

Como socio de La Perfecta Prometida divido mi tiempo entre la empresa y el mar. Como oficial de la marina estoy acostumbrado a la gestión, a llevar equipos integrados por personas de distintas nacionalidades y a la multifunción. Todo muy útil cuando se trata de levantar una empresa tan completa como es La Perfecta Prometida!!
autor