Los miedos previos a la boda

Sí, es un cliché. Lo sé… ¡Pero si no fuera tan frecuente, no lo sería!

Ay, esa maldita sensación de inquietud no se sabe bien por qué, que no te deja pensar con claridad, que te hace dudar de todo, que no te deja ser feliz… esa vocecita en tu cabeza que solo te manda mensajes negativos, y que tú intentas ignorar por todos los medios…

¡Pues ahora los vas a oír!

 

miedos

¿A qué tienes miedo? Párate, escúchate, analiza lo que te dices a ti misma…

¿Te da miedo que la boda no salga perfecta? Asúmelo. En cualquier boda falla algún detalle del que solo tú te vas a dar cuenta. Además, sé racional: el perfeccionismo sólo lleva a aumentar tu ansiedad y a que te bloquees y no avances. Y como no avanzas, te pones más nerviosa. Y como estás más nerviosa, no avanzas… ¿A que no te apetece que te pase esto?

¿Te da miedo ser el centro de atención? Chica, es tu boda. Te has gastado un dineral en el vestido, el maquillaje, los zapatos y la peluquería. ¡Lúcelo! Además, piensa que estás chantajeando a la gente con buena comida y mucha bebida, ¡seguro que son benévolos en sus críticas!

miedos

¿Te da miedo no tomar la decisión correcta? Este miedo me encanta… Por favor, sé racional. ¿Cuánto tiempo llevas con tu pareja? ¿En serio crees que después de casaros se va a convertir en una persona totalmente diferente? ¿De verdad piensas que te equivocaste al elegir a quien te va a acompañar el resto de tu vida?

Cierra los ojos. Piensa en todas las cosas que os unen. En el millón de tonterías con las que te hace sonreír. En todas las maneras en que te hace feliz. En todos los proyectos que vais a empezar. En todo lo que te enamora a diario de esa persona… ¿a que ya no tienes tantas dudas?

miedos

Una boda conlleva mucho esfuerzo y tiempo. Es normal que quieras que todo salga bien. Pero si esos pensamientos te invaden, no vas a poder disfrutar de los preparativos, ni de la propia boda. Descártalos, porque sabes que son absurdos, ilógicos e irracionales.

Además, recuerda que casarse no es la finalidad de una relación, sino el principio del resto de tu vida, así que intenta reinterpretar todas esas sensaciones de miedo y ansiedad (negativas) como señales de la ilusión y las ganas que tienes de ver cumplidos todos tus proyectos. Mucho más positivo, ¿verdad? ¿Te encuentras mejor?

¡Sé feliz!

(Visited 196 times, 3 visits today)
María Súnico
autor