Como estamos promocionando nuestra nueva Capilla Civil y además hoy comienza La Semana Americana en nuestro blog, he querido indagar un poco sobre el origen de las capillas en Las Vegas.

 

Las Vegas recibe su nombre gracias a una serie de lagunas que se encontró el explorador español (o mejicano, dependiendo de las fuentes…) Antonio Armijo. Las lagunas proporcionaban agua a la vegetación de la zona provocando auténticos oasis en mitad del desierto. Dichas lagunas se utilizaron pronto como zona de abastecimiento y Las Vegas se convirtió en zona de paso en la ruta hacia el Pacífico. Más tarde se instalaron allí los trabajadores de la línea del ferrocarril Union Pacific y después los trabajadores de la famosa presa Hoover. Fue a raíz de la liberación del juego en la zona y de las facilidades para casarse que comenzó a crecer el monstruo en el que se ha convertido hoy.

 

El Flamingo, el primer hotel-casino de Las Vegas, fue construido por el famoso gánster Benjamin “Bugsy” Siagel. Bugsy tuvo la idea de construir un sitio donde la gente pudiera pasar del casino a la piscina o el bar y todo sin salir del hotel. Fue el primero de los grandes casinos, derrumbado y reconstruido en el presente. En la foto podemos ver la calle The Strip prácticamente vacía, al menos diez de los hoteles más grandes del mundo están en esa calle hoy en día.

A los trabajadores del ferrocarril y de la presa les siguieron los militares, algunos de ellos residentes en las bases de la zona pero muchos de ellos de paso hacía el pacífico, dispuestos a embarcar en los barcos de la navy que les llevaba a Hawaii. Y es que por Las Vegas transita la famosa ruta 66 que une Chicago con Los Ángeles y que se hizo tan popular por el transporte de mercancías de una costa a otra (ya sé que Chicago no está en la costa este, pero sí que recibe gran cantidad de mercancías por las conexiones con los ríos y lagos que unen la ciudad con Canadá y con el Atlántico) y por el traslado de tropas.

La primera capilla de Las Vegas se llama Wee Kirk o’the Heather y se fundó en el año 1940. Ya que las leyes facilitaban el matrimonio en el condado (no sólo el juego), ¿por qué no hacer negocio de ello? Al principio la capilla estaba apartada del resto de edificios de la zona (que no eran muchos por aquel entonces) pero hoy en día ha quedado…

 

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial el traslado de tropas se incrementó considerablemente y con ellos las bodas. Miles de marineros y de soldados pasaban sus últimos días en la ciudad del pecado justo antes de partir hacía las sangrientas batallas del Pacífico. La muerte era una opción más que segura en zonas remotas como Iwo Jima y los que lo sabían aprovechaban sus últimos días bebiendo, jugando y… casándose, claro. El negocio creció tanto que pronto comenzaron a abrirse otras capillas. Una de las más famosas es The Little Church of the West, famosa gracias a que aparece en la película de Elvis Viva Las Vegas.

 

El cantante pasó largas temporadas en la ciudad, fue el primero de muchos famosos en residir en Las Vegas y que le dieron la fama que conserva más de 50 años después. Y así comenzó la moda de casarse a lo Elvis o, aún mejor, que te case un oficiante disfrazado de Elvis. Pero no nos equivoquemos, por muy raro que parezca, la boda es 100% legal!

 

 

Descarga gratis tu guía para el día de la boda, pincha en la imagen para hacerlo.

(Visited 738 times, 44 visits today)
Kino Beca
Marino mercante.

Como socio de La Perfecta Prometida divido mi tiempo entre la empresa y el mar. Como oficial de la marina estoy acostumbrado a la gestión, a llevar equipos integrados por personas de distintas nacionalidades y a la multifunción. Todo muy útil cuando se trata de levantar una empresa tan completa como es La Perfecta Prometida!!
autor